Entradas

Chimenea de leña ATRAFLAM 900 EPI Península pintado en negro

Estufa o chimenea: ¿Cómo caliento mi casa este invierno?

Aunque cada vez sea más difícil adivinar cuando llega, está claro que el invierno se acerca. Por eso tenemos que preparar nuestra casa para cuando necesitemos una fuente de energía que la caliente y haga de ella un espacio confortable. En Jorge Fernández apostamos por lo ecológico y lo sostenible: apostamos por la biomasa. Tanto el pellet como la leña son recursos naturales, cercanos e inagotables, que gestionados de un modo eficaz, no solo constituyen una alternativa real a los combustibles fósiles, sino que además contribuyen a la correcta explotación y mantenimiento de las masas forestales. El bosque no crece de forma desordenada y se mantiene limpio, genera riqueza en su entorno y  además se evita la propagación de incendios.
 
Pero aunque tengamos claro que nuestra solución es la biomasa, la gran oferta de productos que tenemos en el mercado nos hace plantearnos cuál de todos ellos será el idóneo para nuestra casa. Para ello lo mejor es dejarse asesorar por un profesional experimentado, ya que será quién nos pueda hablar de los pros y los contras de cada uno de los distintos aparatos que potencialmente pueden ser aptos para nuestra vivienda.
 
A grandes rasgos los usuarios de aparatos de biomasa se puede dividir en dos grupos: aquellos que buscan la fuente de calor principal para su vivienda habitual, dando calefacción y agua caliente, y quienes necesitan un aparato para un uso más esporádico, bien sea para una segunda vivienda, o para los fines de semana y festivos en nuestra vivienda principal, como apoyo o por el mero placer de contemplar las llamas y calentarnos con leña.
Quienes buscan la fuente de calor principal para su casa, pueden optar por cualquiera de las soluciones en cuanto a aparatos calefactores que tenemos en nuestro catálogo. La leña es el combustible óptimo para quienes residen en un entorno rural o en una vivienda en la que hay alguien en casa de forma permanente. Es un combustible muy económico, pero que demanda una atención mayor al tener que suministrarlo de forma manual en la mayor parte de los equipos. El pellet nos ofrece las mismas prestaciones que la leña, y además un mayor grado de autonomía, ya que el encendido es automático, y tanto la carga de combustible como la limpieza del aparato nos llevará mucho menos tiempo. Chimeneas, cocinas económicas, calderas y estufas (aunque en este último caso la oferta en pellets es mucho más amplia) son las soluciones que podemos ofrecer para estos casos.
Estufa de pellets ECOFIRE AUDREY 9 Blanco-NV

Estufa de pellets ECOFIRE AUDREY 9 Blanco-NV

 
Otra duda muy habitual es la que nos surge acerca de cual es la forma más efectiva a la hora de distribuir el calor. En espacios diáfanos o con pocas habitaciones los aparatos que calientan mediante aire son una buena opción, ya que tienen instalaciones sencillas y consiguen elevar la temperatura en un corto periodo de tiempo. Sin embargo, su eficacia es relativa en grandes espacios o con múltiples habitaciones, ya que la temperatura que se alcanzará en las mismas no será homogénea. En estos casos es mucho más recomendable el uso de instalaciones hidráulicas, que calentaran mediante radiadores y lograrán un reparto del calor mucho más uniforme. Estas instalaciones son más costosas, ya que al importe del aparato hay que sumarle el de la instalación, pero el confort que brindan justifica su coste.
 
El usuario que busca un elemento de apoyo para el salón de su vivienda habitual o una instalación sencilla para su vivienda vacacional o de fines de semana, suele decantarse por los aparatos que calientan por aire. Las estufas y las chimeneas son los aparatos más demandados, tanto en sus versiones de leña como en las de pellets. Son equipos que requieren unas instalaciones mínimas y dan altas prestaciones, por lo que las inversiones realizadas se rentabilizan en cortos periodos de tiempo. Si optamos por la leña tendremos el calor más confortable y con mayor sensación de hogar que se pueda conseguir, pero el pellet nos ofrece el plus de permitir programar nuestras estufas, con lo cual quien busca algo para su segunda vivienda puede encontrarla caliente cuando llega si la ha dejado programada o bien encenderla por control remoto mediante los kits wifi o tarjetas GSM.
gatete

Consejos para conseguir un hogar más cálido

 

Con el frío todos buscamos lo mismo, un ambiente cálido al llegar a casa sin que la factura de la calefacción se ponga por las nubes. Además de obras estructurales y mejoras en los cerramientos, hay pequeños cambios que pueden hacerse sin mucho esfuerzo para conseguir un ambiente más cálido y un mayor ahorro energético, Hoy te contamos algunos de ellos:

Asegúrate de que tus ventanas están bien aisladas y cierran correctamente

Da igual que tengas ventanas de acristalamiento sencillo, de doble acristalamiento o con aislamiento térmico. Antes de que empiece el frío es importante revisarlas para comprobar que aíslan correctamente. Las ventanas de aluminio y de PVC deben engrasarse de vez en cuando para garantizar que cierran correctamente. Los burletes acaban por degradarse y no cumplir su función, así que es conveniente comprobarlos y cambiarlos en el caso de que sea necesario.

También es importante comprobar la pared que rodea la ventana, especialmente si se trata de una pared vieja, ya que a veces puede haber grietas en el yeso de la pared que permiten que se cuele el frío. Y no hay que olvidar la cajetilla de la persiana, que si no cuenta con el aislamiento adecuado permite pasar el viento y el frío del exterior.

Si después de repasar todos estos aspectos, tus ventanas siguen dejando pasar el frío, piensa en instalar cortinas térmicas o aislantes, o añadir un forro térmico a las que tienes. Estas cortinas, elaboradas en un tejido más grueso que el tradicional, ayudan a aislar el interior y lo protegen tanto del frío como del calor.

Presta atención al suelo

El suelo puede suponer otra fuente importante de pérdida térmica, especialmente si está mal aislado y dependiendo de lo que haya en la parte de debajo de tu vivienda. Sin meterse en costosas obras de reforma y aislamiento, una solución muy práctica es utilizar alfombras o moqueta. Las alfombras y la moqueta aíslan los suelos y evitan que el calor se escape y entre el frío.

Cuidado con las puertas

El hueco que queda entre la puerta y el suelo es una fuente igualmente importante de pérdida de calor, especialmente la de  las puertas que dan al exterior. Además de proteger las puertas con un burlete o un bajo de puertas, que son listones que se sujetan a la parte inferior de la puerta para cubrir el espacio entre la misma y el suelo.

Protege las paredes más frías

Hay que prestar atención a las paredes que están en contacto con el exterior y especialmente a aquellas que, por su orientación, están más expuestas al frío y al viento. Cualquier elemento que añadas a estas paredes, servirá para añadir una barrera de protección extra entre el interior de tu vivienda y el frío del exterior. Si tienes estanterías altas con libros, piensa en colocarlas sobre las paredes más expuestas para crear una capa de aislamiento extra.

Comprueba los radiadores y la caldera

Antes de poner en marcha la calefacción por primera vez, comprueba que el circuito de la caldera y los radiadores están en buenas condiciones. Los radiadores que acumulan aire en su interior, calientan menos y fuerzan a la caldera a trabajar más para conseguir la temperatura que señala el termostato, con el consiguiente gasto de energía. Para evitar que los radiadores acumulen aire, deben purgarse al menos una vez al año y el momento perfecto es ahora, antes de que empiece el frío.

¿Has puesto en marcha algunos de estos consejos y has notado la diferencia en la factura de la calefacción? Cuéntanoslo y comparte tu experiencia con nosotros en las redes sociales.

ventanas

Importancia de las ventanas en el ahorro de una vivienda

Hay muchas maneras de ahorrar energía ¡y dinero! en una casa, y un buen aislamiento es fundamental. Las ventanas, que son un punto de intercambio térmico entre el interior y el exterior de la vivienda, desempeñan una función clave a la hora de mejorar su aislamiento. No siempre es posible reemplazar ventanas viejas por otras más eficientes, pero tanto si tus ventanas son nuevas como viejas, siempre puedes mejorar el aislamiento de tu casa y ahorrar energía prestando atención a estos aspectos:

Cristales

La ventana de acristalamiento simple es la que tiene menores propiedades aislantes, mientras que las ventanas con doble o triple acristalamiento son las más eficientes, puesto que tienen una cámara aislante entre los cristales que aísla no solo del frío y el calor, sino también del ruido. Una opción intermedia es la doble ventana, una solución más barata que el doble acristalamiento y más fácil de instalar, ya que el doble acristalamiento necesita una carpintería específica que a veces puede hacer necesaria la renovación del marco de la ventana.

Carpintería

La carpintería de PVC es la que proporciona un mayor aislamiento térmico, seguida por la madera, el aluminio con ruptura de puente térmico, y el aluminio sin tratar. Por otro lado, la madera y el PVC son los que ofrecen mayor aislamiento acústico. El PVC tiene muchas otras ventajas, como una mayor vida útil que resulta más fácil de mantener. Entre los muchos tipos de ventana que pueden encontrarse en estos materiales, las ventanas de apertura lateral tienen la ventaja de que su cierre es hermético, mientras que el de las ventanas correderas no lo es.

Persiana

La caja de la persiana es uno de los elementos que crea un puente térmico entre el interior y el exterior de la vivienda, permitiendo que entre el frío en invierno y el calor en verano. Las menos eficientes en términos de aislamiento son las que están empotradas en la pared. Parta evitar que el dinero de la calefacción se nos vaya por el hueco de la persiana, puede recubrirse el interior de la caja con material aislante y proteger la zona que rodea la cinta.

Pared en torno a la ventana

Las paredes que rodean la ventana, especialmente si el edifico tiene ya algunos años, pueden presentar grietas por las que se cuele el frío de la calle. Es importante revisar las paredes y cubrir las grietas, si las hubiera, ya que estas pueden suponer una pérdida importante de calor.

Marcos y juntas

Los marcos y juntas pueden protegerse con burletes y masilla para evitar fugas. Tanto los burletes como la masilla se desgastan con el tiempo, así que conviene repasar estos elementos de vez en cuando para reemplazar los que se hayan degradado. Los burletes de silicona tienen mayor duración que los de caucho o espuma y son también los que ofrecen un mayor aislamiento.

A pesar de que suponen un desembolso importante, pocas inversiones resultan más rentables en una casa que la adquisición de ventanas de calidad que aíslen la vivienda y reduzcan la cantidad de energía que se necesita para climatizarla. Hay quien dice que con las ventanas adecuadas, la factura de la calefacción puede reducirse hasta en un 20%. Además, estas ventanas cuentan con la ventaja añadida de ofrecer un gran aislamiento acústico, algo que se nota especialmente en las zonas urbanas.

 

 

bajo consumo

Cómo tener una casa de bajo consumo energético

¿Una casa con bajo consumo energético? ¡Ahora mismo! ¿Hay que meterse en obras para conseguirla? Entonces… a lo mejor dentro de un tiempo. Todos queremos reducir el consumo de energía y ahorrar dinero, pero algunas de las medidas necesarias para conseguirlo suponen una inversión inicial que no siempre estamos dispuestos a hacer. Hoy te ofrecemos una serie de medidas, con y sin obra, para reducir el consumo energético de tu hogar y empezar a ahorrar hoy mismo.

Climatización y aislamiento

La parte más importante del consumo energético de una vivienda viene de la energía utilizada en su climatización, tanto si es para calentarla en invierno como para refrescarla en verano. Un buen aislamiento de la vivienda evitará las pérdidas térmicas y reducirá el dinero necesario para tener una temperatura agradable. Además de las obras de aislamiento y cerramiento que implican obras, pueden tomarse otras medidas menos costosas como cubrir los suelos, utilizar cortinas aislantes, tapar los huecos y las juntas y utilizar adecuadamente las persianas y ventanas. También puedes probar a bajar un par de grados el termostato en invierno: probablemente tu confort térmico no cambiará pero lo notarás en la factura de la calefacción.

Iluminación

Un plan de iluminación adecuado, con distintos niveles que combinen iluminación general con iluminación focal y de ambiente, es una manera más eficiente de proporcionar luz a los distintos espacios de tu hogar teniendo en cuenta la actividad que desarrollas en ellos. Además, sustituir las bombillas normales por bombillas LED puede ahorrar hasta un 50% del consumo eléctrico.

Electrodomésticos

Elegir electrodomésticos de menor consumo ahora es muy fácil, ya que los fabricantes están obligados a proporcionar la información sobre su consumo en las etiquetas. Pero además de elegir electrodomésticos de bajo consumo, puede ahorrarse energía con una utilización correcta de los mismos. Lo mejor es leer las recomendaciones del fabricante pero algunos consejos generales son poner en marcha la lavadora y el lavavajillas solo cuando estén llenos, elegir programas que laven con agua tibia, en lugar de los que utilizan agua más caliente, e instalar interruptores para evitar el modo stand-by, que puede consumir hasta un 5% del consumo energético de tu hogar.

Agua caliente

Calentar agua para la ducha o la limpieza requiere una gran cantidad de energía. Independientemente del tipo de caldera que tengas. Para ahorrar agua (caliente o no) en la ducha, puedes instalar un aireador, que reduce hasta un 50% el consumo de agua. Además, los grifos termostáticos te permiten fijar la temperatura que quieres y no desperdiciar esos primeros minutos de ducha tirando agua caliente hasta que esté a los grados que tú prefieres. La lavadora y el lavavajillas pueden conectarse a la toma de agua caliente, en lugar de a la toma de agua fría, ahorrándote la energía que necesitas para los programas de lavado con agua caliente.

Algunas de estas medidas, como la instalación de ventanas más eficientes, o la instalación de recubrimiento aislante en las paredes, techo o suelo, pueden ser más costosas, pero está demostrado que suponen un ahorro a largo plazo. Además, no solo suponen un ahorro de dinero sino que contribuyen a un entorno más sostenible y a la protección de los recursos naturales. Te invitamos a que nos cuentes qué medidas tomas tú en la vida diaria para reducir el consumo energético y si has notado su efecto en tus facturas de energía.

vivienda ventana

Importancia de las ventanas en el ahorro de una vivienda

Hay muchas maneras de ahorrar energía ¡y dinero! en una casa, y un buen aislamiento es fundamental. Las ventanas, que son un punto de intercambio térmico entre el interior y el exterior de la vivienda, desempeñan una función clave a la hora de mejorar su aislamiento. No siempre es posible reemplazar ventanas viejas por otras más eficientes, pero tanto si tus ventanas son nuevas como viejas, siempre puedes mejorar el aislamiento de tu casa y ahorrar energía prestando atención a estos aspectos:

Cristales

La ventana de acristalamiento simple es la que tiene menores propiedades aislantes, mientras que las ventanas con doble o triple acristalamiento son las más eficientes, puesto que tienen una cámara aislante entre los cristales que aísla no solo dl frío y el calor, sino también del ruido. Una opción intermedia es la doble ventana, una solución más barata que el doble acristalamiento y más fácil de instalar, ya que el doble acristalamiento necesita una carpintería específica que a veces puede hacer necesaria la renovación del marco de la ventana.

Carpintería

La carpintería de PVC es la que proporciona un mayor aislamiento térmico, seguida por la madera, el aluminio con ruptura de puente térmico, y el aluminio sin tratar. Por otro lado, la madera y el PVC son los que ofrecen mayor aislamiento acústico. El PVC tiene muchas otras ventajas, como una mayor vida útil que resulta más fácil de mantener. Entre los muchos tipos de ventana que pueden encontrarse en estos materiales, las ventanas de apertura lateral tienen la ventaja de que su cierre es hermético, mientras que el de las ventanas correderas no lo es.

Persiana

La caja de la persiana es uno de los elementos que crea un puente térmico entre el interior y el exterior de la vivienda, permitiendo que entre el frío en invierno y el calor en verano. Las menos eficientes en términos de aislamiento son las que están empotradas en la pared. Parta evitar que el dinero de la calefacción se nos vaya por el hueco de la persiana, puede recubrirse el interior de la caja con material aislante y proteger la zona que rodea la cinta.

Pared en torno a la ventana

Las paredes que rodean la ventana, especialmente si el edifico tiene ya algunos años, pueden presentar grietas por las que se cuele el frío de la calle. Es importante revisar las paredes y cubrir las grietas, si las hubiera, ya que estas pueden suponer una pérdida importante de calor.

Marcos y juntas

Los marcos y juntas pueden protegerse con burletes y masilla para evitar fugas. Tanto los burletes como la masilla se desgastan con el tiempo, así que conviene repasar estos elementos de vez en cuando para reemplazar los que se hayan degradado. Los burletes de silicona tienen mayor duración que los de caucho o espuma y son también los que ofrecen un mayor aislamiento.

A pesar de que suponen un desembolso importante, pocas inversiones resultan más rentables en una casa que la adquisición de ventanas de calidad que aíslen la vivienda y reduzcan la cantidad de energía que se necesita para climatizarla. Hay quien dice que con las ventanas adecuadas, la factura de la calefacción puede reducirse hasta en un 20%. Además, estas ventanas cuentan con la ventaja añadida de ofrecer un gran aislamiento acústico, algo que se nota especialmente en las zonas urbanas.

 

 

Fuente: Delegación de la Unión Europea en Estados Unidos

¿En qué consiste un estudio sobre eficiencia energética?

La eficiencia energética se puede definir como el conjunto de medidas destinadas a reducir el consumo de energía y mejorar su utilización con el fin de proteger el medio ambiente y asegurar el abastecimiento y la sostenibilidad energética. Para los usuarios de un edificio, una mayor eficiencia supone un mayor ahorro en el consumo de energía de las instalaciones de calefacción refrigeración, agua caliente sanitaria e iluminación.

Desde 2013 y con algunas excepciones, todas las viviendas, locales y edificios que se ponen a la venta o en alquiler en España deben contar con un certificado energético. Las comunidades autónomas son los organismos encargados de gestionar la aplicación de esta normativa. Estos certificados se expiden tras la realización de un estudio de eficiencia energética realizado por un técnico certificador habilitado que puede ser un arquitecto, arquitecto técnico, ingeniero o ingeniero técnico.

Tras la realización del estudio de eficiencia energética, los técnicos otorgan una calificación en una escala que va de la A (más eficiente) a la G (menos eficiente). En la mayoría de los casos, las mismas empresas técnicas que realizan la certificación se encargan de su registro en los organismos competentes de cada comunidad autónoma.

Un estudio de eficiencia energética consta de dos partes: la auditoría,  que recoge las características del edificio y le otorga una calificación energética, y las recomendaciones del técnico, con propuestas para la mejora de la eficiencia y medidas de ahorro.

Fuente: European Commission

Fuente: European Commission

¿Qué datos recoge un estudio de eficiencia energética?

  • Datos generales: año de construcción y zona climática en la que se encuentra en edificio. La antigüedad del edificio sirve para conocer las normas que se aplicaron en el momento de su construcción y la localización afecta a las necesidades de calefacción, refrigeración e iluminación del inmueble.
  • Superficie y altura: se tiene en cuenta la superficie útil total habitable y se separan los espacios no destinados al uso permanente de personas como garajes, trasteros o desvanes. La altura libre sirve para determinar el volumen de los espacios habitables y cuantificar las pérdidas por ventilación.
  • Fachadas, cubiertas y cerramientos: estos aspectos permiten valorar las pérdidas térmicas del edificio o vivienda. Se tiene en cuenta la superficie total de las fachadas y la orientación de las mismas, así como los elementos externos al edificio que pueden arrojar sombra. Además de la superficie de fachadas, cubiertas y cerramientos, se consideran los materiales utilizados en las mismas, tipos de acristalamiento, sistemas de aislamiento y, en definitiva, todos los factores que puedan afectar a la estabilidad térmica.
  • Sistemas de climatización, generación de agua caliente sanitaria e iluminación: Se estudia el consumo de los equipos principales, el tipo de energía que utilizan, la fecha de su instalación o de la última renovación y el porcentaje de superficie al que sirven. En el caso del agua caliente sanitaria, se tiene igualmente en cuenta si para su generación se utiliza la energía solar.

 

Fuente: European Commission

Fuente: European Commission

Recomendaciones sobre eficiencia energética

Además del análisis y valoración de los datos recogidos, los estudios de eficiencia energética deben presentar una lista de recomendaciones para mejorar el consumo energético del edifico o vivienda analizado. Estas recomendaciones no son de cumplimiento obligado y muchas veces no son tenidas en cuenta debido a los gastos de inversión que conllevan. Por esta razón, muchos se cuestionan la verdadera eficacia ambiental de este tipo de normativas y estudios.

Contadnos cuál es vuestra opinión sobre los estudios de eficiencia energética y las certificaciones ambientales y, si os interesa este artículo, compartidlo en las redes sociales, gracias y hasta el próximo post!

Primera vivienda passivhaus en España. Vía ecologismos.com

¿Qué es Passivhaus?

Passivhaus es un conjunto de normas para la construcción de edificios que busca conseguir un ahorro máximo en la cantidad de energía consumida para climatizar un edificio. Este ahorro se consigue principalmente mediante una mejor planificación y ejecución de los aislamientos y con un sistema mecánico de ventilación que intercambia energía entre el interior y el exterior. El estándar Passivhaus se puede aplicar tanto a nuevas construcciones como a la rehabilitación de edificios ya existentes y se ha utilizado con éxito en viviendas, edificios públicos y comerciales.

La aplicación del estándar passivhaus en una vivienda reduce en más de un 75% la cantidad de energía necesaria para su climatización y gracias a un sistema innovador de aislamiento y ventilación, elimina en gran medida los ruidos provenientes del exterior y mejora la calidad del aire en el interior.

La metodología Passivhaus se empezó a desarrollar en Alemania a finales de los años 80 y en 1996 se funda el Passivhaus-Institut destinado a promover y regular estos estándares de construcción. En la actualidad más de 30.000 edificios en todo el mundo han recibido la certificación Passivhaus. En España la introducción de estos estándares es relativamente reciente y todavía son pocos los edificios que han obtenido la certificación.

Primera vivienda passivhaus en España. Vía ecologismos.com

Primera vivienda passivhaus en España. Vía ecologismos.com

Principios básicos de la construcción Passivhaus

1.- Óptimo aislamiento térmico, conseguido principalmente mediante un mayor grosor de paredes, suelos y cubiertas.

2.- Eliminación de los puentes térmicos, prestando especial atención a la trasmisión de energía en juntas y esquinas.

3.- Estanqueidad que se alcanza con la construcción de un envolvente térmico continuo que elimina las infiltraciones de aire y el intercambio no controlado con el exterior.

4.- Acristalamiento con ventanas de doble y triple acristalamiento con carpintería de gran poder aislante integrada en la capa aislante del edificio.

5.- Ventilación mecánica que intercambia la energía entre el interior y el exterior. Durante el invierno el calor del aire expulsado se trasmite al aire que entra mientras que en el verano el proceso se invierte eliminando el calor y la humedad provenientes del exterior.

¿Cuánto ahorra una vivienda passivhaus?

En la actualidad se calcula que el coste de una vivienda construida según los principios passivhaus en Alemania puede ser de tan solo un 4% más que el de una vivienda construida con una metodología menos innovadora. Este coste es algo mayor en España debido a la relativa novedad de estos estándares en nuestro país. Este gasto extra se amortiza a corto y medio plazo con ahorros de entre el 70% y el 90% en costes de calefacción y refrigeración.

Otras ventajas de los edificios pasivos

El ahorro no es la única ventaja de las casas pasivas. Los ventiladores de intercambio de aire provistos de filtros proporcionan un aire más fresco y limpio, con humedad y temperatura controladas. Constructores y residentes de este tipo de viviendas coinciden en que estos filtros pueden ayudar a eliminar o reducir las alergias y los síntomas del asma.

El eficiente aislamiento de estas construcciones proporciona además una ventaja añadida: el silencio. Las gruesas paredes y los acristalamientos de altas prestaciones protegen a la vivienda del ruido exterior de manera más eficaz y continua.

¿Te ha resultado interesante este artículo? ¿Qué te parece este modelo de construcción? Cuéntanoslo y comparte en las redes sociales!