BIM

BIM ¿Cómo estar al día del sistema de construcción del futuro?

¿Conoces el sistema de Modelado de Información de edificios BIM? Se trata de una metodología colaborativa para los proyectos de construcción. Este sistema se perfila como el sistema de construcción del futuro y tiene como premisas la sostenibilidad y el ahorro.  No sólo forma parte del diseño, sino que además, va más allá con la ejecución y gestión del mismo. Gracias a este sistema, toda la información de los proyectos queda recogida y sin riesgo de perderse.

Consejo PRO 69-1

 

El BIM (Builiding Information Modeling) no sólo permite el ahorro de costes, también permite el cuidado del medio ambiente y la salud de los inquilinos gracias a la optimización de todos los recursos. Esta central inteligente permite tener todos los datos en tiempo real para su análisis y posibles mejoras.

Consejo PRO 69-2

 

eco (1)

Bio-interiorismo: interiorismo sostenible

La preocupación por el cuidado del entorno natural que nos rodea va ganando adeptos. Ya no solo en lo que se refiere a optar por una comida sana o por actitudes más saludables en nuestro día a día. Vivir en un espacio natural, sostenible y respetuoso con el medio ambiente es una fantástica alternativa para aquellos que se preocupan por cuidar un poco más del planeta.  Solución que también se extiende a la casa en la que vivimos y que nos lleva a movimientos como el bio-interiorismo o la bio-construcción. Ambos conceptos ya no se refieren únicamente a la edificación más ecológica, sino que se pretende impulsar un cambio de mentalidad en este sentido.

De todas las definiciones de bio-interiorismo, este puede definirse como el diseño de espacios habitables que reduzcan el impacto sobre el medio ambiente; pero sin olvidar la creación de un hogar acogedor y racional. En este sentido, ya no solo hablamos de una preocupación medioambiental sino de viviendas armoniosas con la naturaleza, así como saludables para las personas que viven en ellas. 

¿Por qué una vivienda ecológica?

Un hogar sostenible puede disponer de los mismos adelantos que uno convencional y ventajas más que evidentes: un mayor ahorro energético, lo que conlleva a un menor impacto medioambiental de nuestra casa. En definitiva, un ahorro económico para nuestros bolsillos.

Si estás pensado en hacer una reforma ecológica en tu casa, no te pierdas estos consejos que te ofrecemos para lograr un hogar más sano y natural:

Materiales naturales

En este tipo de construcciones se emplean materiales reciclados, que sean naturales, orgánicos y, por su puesto, renovables. Productos que posean certificados ecológicos y que no sean dañinos para la salud. Y es que la bio-construcción no es algo que esté de moda hoy en día. Nuestros antepasados  ya vivían en casas construidas de forma artesanal con tierra, piedra o madera.

Paredes ecológicas / Suelos naturales

En el caso de paredes y suelos también es posible trabajar con elementos eco; además de garantizar un óptimo aislamiento con materiales respetuosos con el entorno natural como son el corcho, la celulosa o las fibras vegetales.

Tanto las pinturas y barnices que se usen en el exterior como en el interior deben ser naturales, transpirables y que, a ser posible, no emitan gases tóxicos. Evitaremos, además, la aparición de humedades en nuestro hogar.  

Para el caso de los suelos, lo más aconsejable es elegir materiales que emitan una baja radiación; además de que cuenten con un origen lo más natural posible. Es el caso de la piedra, el barro o la madera.

 

No queda duda alguna de las múltiples ventajas, tanto para el medioambiente como para nuestra salud y la de los nuestros, que nos ofrece la apuesta por viviendas sostenibles. Si quieres invertir en salud en tu hogar realizando una reforma ecológica, ¡no tienes más que consultarnos!

 

gatete

Consejos para conseguir un hogar más cálido

 

Con el frío todos buscamos lo mismo, un ambiente cálido al llegar a casa sin que la factura de la calefacción se ponga por las nubes. Además de obras estructurales y mejoras en los cerramientos, hay pequeños cambios que pueden hacerse sin mucho esfuerzo para conseguir un ambiente más cálido y un mayor ahorro energético, Hoy te contamos algunos de ellos:

Asegúrate de que tus ventanas están bien aisladas y cierran correctamente

Da igual que tengas ventanas de acristalamiento sencillo, de doble acristalamiento o con aislamiento térmico. Antes de que empiece el frío es importante revisarlas para comprobar que aíslan correctamente. Las ventanas de aluminio y de PVC deben engrasarse de vez en cuando para garantizar que cierran correctamente. Los burletes acaban por degradarse y no cumplir su función, así que es conveniente comprobarlos y cambiarlos en el caso de que sea necesario.

También es importante comprobar la pared que rodea la ventana, especialmente si se trata de una pared vieja, ya que a veces puede haber grietas en el yeso de la pared que permiten que se cuele el frío. Y no hay que olvidar la cajetilla de la persiana, que si no cuenta con el aislamiento adecuado permite pasar el viento y el frío del exterior.

Si después de repasar todos estos aspectos, tus ventanas siguen dejando pasar el frío, piensa en instalar cortinas térmicas o aislantes, o añadir un forro térmico a las que tienes. Estas cortinas, elaboradas en un tejido más grueso que el tradicional, ayudan a aislar el interior y lo protegen tanto del frío como del calor.

Presta atención al suelo

El suelo puede suponer otra fuente importante de pérdida térmica, especialmente si está mal aislado y dependiendo de lo que haya en la parte de debajo de tu vivienda. Sin meterse en costosas obras de reforma y aislamiento, una solución muy práctica es utilizar alfombras o moqueta. Las alfombras y la moqueta aíslan los suelos y evitan que el calor se escape y entre el frío.

Cuidado con las puertas

El hueco que queda entre la puerta y el suelo es una fuente igualmente importante de pérdida de calor, especialmente la de  las puertas que dan al exterior. Además de proteger las puertas con un burlete o un bajo de puertas, que son listones que se sujetan a la parte inferior de la puerta para cubrir el espacio entre la misma y el suelo.

Protege las paredes más frías

Hay que prestar atención a las paredes que están en contacto con el exterior y especialmente a aquellas que, por su orientación, están más expuestas al frío y al viento. Cualquier elemento que añadas a estas paredes, servirá para añadir una barrera de protección extra entre el interior de tu vivienda y el frío del exterior. Si tienes estanterías altas con libros, piensa en colocarlas sobre las paredes más expuestas para crear una capa de aislamiento extra.

Comprueba los radiadores y la caldera

Antes de poner en marcha la calefacción por primera vez, comprueba que el circuito de la caldera y los radiadores están en buenas condiciones. Los radiadores que acumulan aire en su interior, calientan menos y fuerzan a la caldera a trabajar más para conseguir la temperatura que señala el termostato, con el consiguiente gasto de energía. Para evitar que los radiadores acumulen aire, deben purgarse al menos una vez al año y el momento perfecto es ahora, antes de que empiece el frío.

¿Has puesto en marcha algunos de estos consejos y has notado la diferencia en la factura de la calefacción? Cuéntanoslo y comparte tu experiencia con nosotros en las redes sociales.

ventanas

Importancia de las ventanas en el ahorro de una vivienda

Hay muchas maneras de ahorrar energía ¡y dinero! en una casa, y un buen aislamiento es fundamental. Las ventanas, que son un punto de intercambio térmico entre el interior y el exterior de la vivienda, desempeñan una función clave a la hora de mejorar su aislamiento. No siempre es posible reemplazar ventanas viejas por otras más eficientes, pero tanto si tus ventanas son nuevas como viejas, siempre puedes mejorar el aislamiento de tu casa y ahorrar energía prestando atención a estos aspectos:

Cristales

La ventana de acristalamiento simple es la que tiene menores propiedades aislantes, mientras que las ventanas con doble o triple acristalamiento son las más eficientes, puesto que tienen una cámara aislante entre los cristales que aísla no solo del frío y el calor, sino también del ruido. Una opción intermedia es la doble ventana, una solución más barata que el doble acristalamiento y más fácil de instalar, ya que el doble acristalamiento necesita una carpintería específica que a veces puede hacer necesaria la renovación del marco de la ventana.

Carpintería

La carpintería de PVC es la que proporciona un mayor aislamiento térmico, seguida por la madera, el aluminio con ruptura de puente térmico, y el aluminio sin tratar. Por otro lado, la madera y el PVC son los que ofrecen mayor aislamiento acústico. El PVC tiene muchas otras ventajas, como una mayor vida útil que resulta más fácil de mantener. Entre los muchos tipos de ventana que pueden encontrarse en estos materiales, las ventanas de apertura lateral tienen la ventaja de que su cierre es hermético, mientras que el de las ventanas correderas no lo es.

Persiana

La caja de la persiana es uno de los elementos que crea un puente térmico entre el interior y el exterior de la vivienda, permitiendo que entre el frío en invierno y el calor en verano. Las menos eficientes en términos de aislamiento son las que están empotradas en la pared. Parta evitar que el dinero de la calefacción se nos vaya por el hueco de la persiana, puede recubrirse el interior de la caja con material aislante y proteger la zona que rodea la cinta.

Pared en torno a la ventana

Las paredes que rodean la ventana, especialmente si el edifico tiene ya algunos años, pueden presentar grietas por las que se cuele el frío de la calle. Es importante revisar las paredes y cubrir las grietas, si las hubiera, ya que estas pueden suponer una pérdida importante de calor.

Marcos y juntas

Los marcos y juntas pueden protegerse con burletes y masilla para evitar fugas. Tanto los burletes como la masilla se desgastan con el tiempo, así que conviene repasar estos elementos de vez en cuando para reemplazar los que se hayan degradado. Los burletes de silicona tienen mayor duración que los de caucho o espuma y son también los que ofrecen un mayor aislamiento.

A pesar de que suponen un desembolso importante, pocas inversiones resultan más rentables en una casa que la adquisición de ventanas de calidad que aíslen la vivienda y reduzcan la cantidad de energía que se necesita para climatizarla. Hay quien dice que con las ventanas adecuadas, la factura de la calefacción puede reducirse hasta en un 20%. Además, estas ventanas cuentan con la ventaja añadida de ofrecer un gran aislamiento acústico, algo que se nota especialmente en las zonas urbanas.

 

 

bajo consumo

Cómo tener una casa de bajo consumo energético

¿Una casa con bajo consumo energético? ¡Ahora mismo! ¿Hay que meterse en obras para conseguirla? Entonces… a lo mejor dentro de un tiempo. Todos queremos reducir el consumo de energía y ahorrar dinero, pero algunas de las medidas necesarias para conseguirlo suponen una inversión inicial que no siempre estamos dispuestos a hacer. Hoy te ofrecemos una serie de medidas, con y sin obra, para reducir el consumo energético de tu hogar y empezar a ahorrar hoy mismo.

Climatización y aislamiento

La parte más importante del consumo energético de una vivienda viene de la energía utilizada en su climatización, tanto si es para calentarla en invierno como para refrescarla en verano. Un buen aislamiento de la vivienda evitará las pérdidas térmicas y reducirá el dinero necesario para tener una temperatura agradable. Además de las obras de aislamiento y cerramiento que implican obras, pueden tomarse otras medidas menos costosas como cubrir los suelos, utilizar cortinas aislantes, tapar los huecos y las juntas y utilizar adecuadamente las persianas y ventanas. También puedes probar a bajar un par de grados el termostato en invierno: probablemente tu confort térmico no cambiará pero lo notarás en la factura de la calefacción.

Iluminación

Un plan de iluminación adecuado, con distintos niveles que combinen iluminación general con iluminación focal y de ambiente, es una manera más eficiente de proporcionar luz a los distintos espacios de tu hogar teniendo en cuenta la actividad que desarrollas en ellos. Además, sustituir las bombillas normales por bombillas LED puede ahorrar hasta un 50% del consumo eléctrico.

Electrodomésticos

Elegir electrodomésticos de menor consumo ahora es muy fácil, ya que los fabricantes están obligados a proporcionar la información sobre su consumo en las etiquetas. Pero además de elegir electrodomésticos de bajo consumo, puede ahorrarse energía con una utilización correcta de los mismos. Lo mejor es leer las recomendaciones del fabricante pero algunos consejos generales son poner en marcha la lavadora y el lavavajillas solo cuando estén llenos, elegir programas que laven con agua tibia, en lugar de los que utilizan agua más caliente, e instalar interruptores para evitar el modo stand-by, que puede consumir hasta un 5% del consumo energético de tu hogar.

Agua caliente

Calentar agua para la ducha o la limpieza requiere una gran cantidad de energía. Independientemente del tipo de caldera que tengas. Para ahorrar agua (caliente o no) en la ducha, puedes instalar un aireador, que reduce hasta un 50% el consumo de agua. Además, los grifos termostáticos te permiten fijar la temperatura que quieres y no desperdiciar esos primeros minutos de ducha tirando agua caliente hasta que esté a los grados que tú prefieres. La lavadora y el lavavajillas pueden conectarse a la toma de agua caliente, en lugar de a la toma de agua fría, ahorrándote la energía que necesitas para los programas de lavado con agua caliente.

Algunas de estas medidas, como la instalación de ventanas más eficientes, o la instalación de recubrimiento aislante en las paredes, techo o suelo, pueden ser más costosas, pero está demostrado que suponen un ahorro a largo plazo. Además, no solo suponen un ahorro de dinero sino que contribuyen a un entorno más sostenible y a la protección de los recursos naturales. Te invitamos a que nos cuentes qué medidas tomas tú en la vida diaria para reducir el consumo energético y si has notado su efecto en tus facturas de energía.

vivienda ventana

Importancia de las ventanas en el ahorro de una vivienda

Hay muchas maneras de ahorrar energía ¡y dinero! en una casa, y un buen aislamiento es fundamental. Las ventanas, que son un punto de intercambio térmico entre el interior y el exterior de la vivienda, desempeñan una función clave a la hora de mejorar su aislamiento. No siempre es posible reemplazar ventanas viejas por otras más eficientes, pero tanto si tus ventanas son nuevas como viejas, siempre puedes mejorar el aislamiento de tu casa y ahorrar energía prestando atención a estos aspectos:

Cristales

La ventana de acristalamiento simple es la que tiene menores propiedades aislantes, mientras que las ventanas con doble o triple acristalamiento son las más eficientes, puesto que tienen una cámara aislante entre los cristales que aísla no solo dl frío y el calor, sino también del ruido. Una opción intermedia es la doble ventana, una solución más barata que el doble acristalamiento y más fácil de instalar, ya que el doble acristalamiento necesita una carpintería específica que a veces puede hacer necesaria la renovación del marco de la ventana.

Carpintería

La carpintería de PVC es la que proporciona un mayor aislamiento térmico, seguida por la madera, el aluminio con ruptura de puente térmico, y el aluminio sin tratar. Por otro lado, la madera y el PVC son los que ofrecen mayor aislamiento acústico. El PVC tiene muchas otras ventajas, como una mayor vida útil que resulta más fácil de mantener. Entre los muchos tipos de ventana que pueden encontrarse en estos materiales, las ventanas de apertura lateral tienen la ventaja de que su cierre es hermético, mientras que el de las ventanas correderas no lo es.

Persiana

La caja de la persiana es uno de los elementos que crea un puente térmico entre el interior y el exterior de la vivienda, permitiendo que entre el frío en invierno y el calor en verano. Las menos eficientes en términos de aislamiento son las que están empotradas en la pared. Parta evitar que el dinero de la calefacción se nos vaya por el hueco de la persiana, puede recubrirse el interior de la caja con material aislante y proteger la zona que rodea la cinta.

Pared en torno a la ventana

Las paredes que rodean la ventana, especialmente si el edifico tiene ya algunos años, pueden presentar grietas por las que se cuele el frío de la calle. Es importante revisar las paredes y cubrir las grietas, si las hubiera, ya que estas pueden suponer una pérdida importante de calor.

Marcos y juntas

Los marcos y juntas pueden protegerse con burletes y masilla para evitar fugas. Tanto los burletes como la masilla se desgastan con el tiempo, así que conviene repasar estos elementos de vez en cuando para reemplazar los que se hayan degradado. Los burletes de silicona tienen mayor duración que los de caucho o espuma y son también los que ofrecen un mayor aislamiento.

A pesar de que suponen un desembolso importante, pocas inversiones resultan más rentables en una casa que la adquisición de ventanas de calidad que aíslen la vivienda y reduzcan la cantidad de energía que se necesita para climatizarla. Hay quien dice que con las ventanas adecuadas, la factura de la calefacción puede reducirse hasta en un 20%. Además, estas ventanas cuentan con la ventaja añadida de ofrecer un gran aislamiento acústico, algo que se nota especialmente en las zonas urbanas.

 

 

Diseño sin título (72)

¿En qué consiste la construcción sostenible?

La construcción sostenible es una aproximación al diseño y la construcción de edificios que busca reducir el impacto ambiental de las construcciones teniendo en cuenta los principios del desarrollo sostenible. La reducción de este impacto se consigue con medidas de ahorro energético y de recursos en todas las fases del ciclo de vida de un edificio. Además, la construcción sostenible tiene en cuenta los principios básicos de respeto al entorno y a las personas.

Medidas de ahorro: la eficiencia energética

El objetivo de la eficiencia energética es reducir la energía necesaria para su uso y, por lo tanto, la de las emisiones de CO2. La sostenibilidad del edificio se consigue mediante medidas bioclimáticas que tienen en cuenta todas las variables climáticas como temperatura, humedad, soleamiento o el impacto del viento. Gracias a una correcta integración del edificio en su entorno y a la planificación de sistemas adecuados de aislamiento y ventilación integrados en la estructura se reducen las necesidades energéticas en las tres partidas más importantes:

  • Calefacción
  • Refrigeración
  • Iluminación

El aislamiento térmico del edificio desempeña un papel fundamental a la hora de disminuir el consumo de energía para la climatización. La orientación y el diseño de los huecos de las fachadas son también aspectos clave que influyen en el consumo de energía para climatización e iluminación.

Fuente: asiagreenbuildings.com

Fuente: asiagreenbuildings.com

 

Ahorro de recursos: materiales sostenibles e inteligentes

Los materiales utilizados en la construcción son los responsables de una parte importante del impacto ambiental de este sector. Para definir el grado de sostenibilidad de los materiales de construcción utilizados en un edificio se tienen en cuenta los siguientes aspectos:

  • Consumo de recursos naturales e impacto en los ecosistemas: se prefieren materiales renovables y que no provengan de ecosistemas sensibles.
  • Consumo de energía para su fabricación: los materiales tradicionales como la piedra y la madera utilizan menos energía en su fabricación que otros materiales como plásticos y metales.
  • Emisiones y sustancias contaminantes: se busca minimizar la emisión de sustancias perjudiciales para la salud y el medio ambiente como los CFC, las dioxinas o los compuestos orgánicos volátiles.
  • Residuos que generan: se eligen materiales que puedan reciclarse o reutilizarse al final de su vida útil, minimizando así su impacto.

Existen varias certificaciones y etiquetas que sirven para valorar la sostenibilidad de los materiales empleados en la construcción. El GreenBuilding Rating, desarrollado por Kerakoll, es un sistema de calificación que ha demostrado su utilidad a la hora de evaluar el impacto ambiental de estos materiales.

La construcción sostenible tiene ventajas indiscutibles como el ahorro en la factura de energía. También aboga por nuevos modelos urbanos integrados con el entorno y  respetuosos con el medio ambiente y con las personas. Muchas comunidades y ayuntamientos han desarrollado programas e incentivos destinados a promover principios de sostenibilidad en la construcción y rehabilitación de viviendas. Si estáis pensando en iniciar una obra o reforma y este tema os interesa, os invitamos a poneros en contacto con el equipo de profesionales de Jorge Fernández, que podrán asesoraros.

Passivhaus

¿Qué es la bioconstrucción?

Bioconstrucción

Imagen: hotel-r.net

Bioconstrucción, construcción sostenible, ecoconstrucción… todos son términos que se refieren a proyectos de edificación diseñados y ejecutados según principios de sostenibilidad que tienen como objetivo reducir al mínimo el impacto ambiental de las construcciones. La reducción de este impacto se aborda teniendo en cuenta la ubicación el edificio, los materiales de construcción, el aprovechamiento de la energía y la gestión de residuos. Los edificios construidos según estos principios no solo tienen un menor impacto ambiental sino que también han reducido el consumo de agua y energía y generan un entorno saludable y calidad de vida para sus habitantes.

Utilización de materiales

Las técnicas de bioconstrucción se basan en la utilización de materiales de construcción de bajo impacto ambiental, aprovechando al máximo las materias primas tradicionales y locales y reduciendo al mínimo los elementos de origen no natural. Los materiales utilizados se eligen teniendo en cuenta su permeabilidad y propiedades higroscópicas y su potencial reciclable una vez finalizada su vida útil. Los edificios construidos con estos materiales resultan en una excelente calidad del aire, puesto que se elimina la emisión de compuestos orgánicos volátiles y contaminantes y se permite que el edificio respire de manera natural, eliminando los problemas de humedades. Un ejemplo de estos materiales son las pinturas a la cal o al silicato, como las de la línea Eco de Kerakoll, de gran permeabilidad y libres de componentes tóxicos.

Aprovechamiento de la energía

Los ecoedificios están diseñados para aprovechar al máximo las fuentes de energía renovable y reducir el consumo de la misma mediante estrategias bioclimáticas como la orientación, el aislamiento del edificio y sistemas de ventilación natural. Los edificios de bioconstrucción tienen sistemas propios de generación de energía basados en fuentes renovables como la energía solar o la geotérmica. Esta combinación de consumo mínimo y generación de energía propia resulta en un ahorro significativo del gasto energético, que en algunos casos puede ser de hasta un 70% respecto a los edificios construidos mediante técnicas convencionales.

Residuos

Los criterios de bioconstrucción abogan por una reducción de los residuos generados por el edificio, reutilizando el agua en la medida de lo posible e incorporando estructuras de depuración. También se tiene en cuenta la reciclabilidad de los materiales utilizados en la construcción del edificio.

El Greenbuilding rating, del que os hemos hablado en ocasiones anteriores, es un sistema de medición del impacto de los materiales de construcción que, entre otros aspectos, cuantifica el impacto de los residuos generados por la construcción.

Calidad de vida

La cuidadosa elección de los materiales de bioconstrucción resulta en atmósferas habitables sanas, con aire de gran calidad y libre de emisiones de compuestos orgánicos volátiles y contaminantes. Las viviendas y edificios así construidos reducen las causas de alergias y problemas relacionados con el síndrome del edificio enfermo.

Ventajas de un proyecto de bioconstrucción

Las indudables ventajas de los edificios construidos según criterios de bioconstrucción hacen que estos sean cada vez más utilizados en todo tipo de construcciones, públicas y privadas. Estas técnicas suponen una reducción del impacto ambiental, un ahorro considerable en la factura energética y una mejor calidad de vida para sus habitantes. Si bien no todo el mundo puede aplicar estos criterios al 100%, muchos de ellos pueden aplicarse en mayor o menor medida en la mayoría de los proyectos de construcción y reforma: pequeños pasos con grandes resultados.

 

 

Aislamiento del frio

¡Ha llegado el otoño! Consejos para aislar la casa del frío

Ya he llegado el otoño y antes de que nos demos cuenta estaremos en invierno y vendrá el frío de verdad. Ahora es el momento de acordarse de las facturas de la calefacción del año pasado y de invertir en el aislamiento de la casa para ahorrar en esa partida este año.

Si vuestra casa es de construcción antigua y no se ha reformado desde que se construyó, su punto débil serán los cerramientos y los huecos, pero hay también otros elementos de la construcción a los que prestar atención para mejorar el aislamiento de una casa. Aquí os dejamos una lista de todos los puntos que pueden suponer una pérdida o ahorro de calor con consejos para mejorarlos.

Fachada

Acondicionar la fachada es una de las formas más efectivas de aislar una casa y además no reduce la superficie del interior de las viviendas. Si vivís en un piso, este método tiene el inconveniente de que, antes de que las obras puedan ser contratadas por la comunidad todos los vecinos tienen que ponerse de acuerdo, pero es una inversión rentable que aumenta el valor de la propiedad.

Muros interiores

A título individual, otra opción para mejorar el aislamiento de una vivienda es aislar las paredes de la misma desde el interior. Las dos opciones más comunes son el trasdosado y la inyección en cámara. El trasdosado coloca una capa de aislamiento térmico sobre el muro interior y lo recubre después con una nueva pared. La inyección en cámara aprovecha la cámara de aire entre los dos muros de la vivienda para rellenarla con una inyección de material aislante.

Ventanas

Hasta un 30% de las necesidades de calefacción de una vivienda se deben a las pérdidas de calor que se producen en ventanas y balcones. Un acristalamiento eficiente es una buena inversión que puede reducir considerablemente el gasto de calefacción. Las ventanas con doble acristalamiento térmico son las que más protegen contra el frío y la pérdida de calor. Además es importante elegir marcos con una baja transmitancia térmica, que impiden el paso de calor entre la cara interior y la exterior.

Persianas

Las cajetillas de las persianas enrollables sin aislar suponen una pérdida importante de calor porque abren la vivienda directamente al exterior. Para aislar estas cajas pueden tomarse dos medidas: colocar un aislante térmico en su interior y añadir un embellecedor en la cinta de la persiana que detenga la entrada de aire desde el exterior.

Puerta de entrada

La puerta de entrada, incluso cerrada, puede ser un punto de entrada para el aire frío. Los burletes protectores, muy fáciles de colocar, impiden que el polvo y el frío se cuelen desde el exterior. Estos burletes pueden utilizarse también para aislar los marcos de las ventanas si su carpintería es deficiente.

Suelos

Si vuestra vivienda no lo tiene ya, una de las medidas que podéis tomar para mejorar su aislamiento es colocar un suelo flotante. El espacio que queda entre el suelo primero y el flotante se rellena con una capa de aislamiento que resulta de gran efectividad para evitar pérdidas de calor en esta superficie. Este sistema es de especial eficacia en los pisos primeros si estos se encuentran sobre locales no climatizados.

Techos

Una gran parte del calor de una vivienda puede escaparse a través del techo, si este se encuentra mal aislado. Los techos pueden aislarse con láminas de fibra mineral o de vidrio o cubrirse con pinturas protectoras que reducen la pérdida de calor.

Decoración

Existen muchas triquiñuelas de decoración que os ayudarán a mejorar el aislamiento de vuestro hogar: las alfombras y moquetas ayudan a aislar el suelo, las cortinas pueden detener la entrada de aire frío a través de las ventanas y las estanterías con libros crean una capa de aislamiento extra sobre las paredes en que se encuentran.

Fuente: Delegación de la Unión Europea en Estados Unidos

¿En qué consiste un estudio sobre eficiencia energética?

La eficiencia energética se puede definir como el conjunto de medidas destinadas a reducir el consumo de energía y mejorar su utilización con el fin de proteger el medio ambiente y asegurar el abastecimiento y la sostenibilidad energética. Para los usuarios de un edificio, una mayor eficiencia supone un mayor ahorro en el consumo de energía de las instalaciones de calefacción refrigeración, agua caliente sanitaria e iluminación.

Desde 2013 y con algunas excepciones, todas las viviendas, locales y edificios que se ponen a la venta o en alquiler en España deben contar con un certificado energético. Las comunidades autónomas son los organismos encargados de gestionar la aplicación de esta normativa. Estos certificados se expiden tras la realización de un estudio de eficiencia energética realizado por un técnico certificador habilitado que puede ser un arquitecto, arquitecto técnico, ingeniero o ingeniero técnico.

Tras la realización del estudio de eficiencia energética, los técnicos otorgan una calificación en una escala que va de la A (más eficiente) a la G (menos eficiente). En la mayoría de los casos, las mismas empresas técnicas que realizan la certificación se encargan de su registro en los organismos competentes de cada comunidad autónoma.

Un estudio de eficiencia energética consta de dos partes: la auditoría,  que recoge las características del edificio y le otorga una calificación energética, y las recomendaciones del técnico, con propuestas para la mejora de la eficiencia y medidas de ahorro.

Fuente: European Commission

Fuente: European Commission

¿Qué datos recoge un estudio de eficiencia energética?

  • Datos generales: año de construcción y zona climática en la que se encuentra en edificio. La antigüedad del edificio sirve para conocer las normas que se aplicaron en el momento de su construcción y la localización afecta a las necesidades de calefacción, refrigeración e iluminación del inmueble.
  • Superficie y altura: se tiene en cuenta la superficie útil total habitable y se separan los espacios no destinados al uso permanente de personas como garajes, trasteros o desvanes. La altura libre sirve para determinar el volumen de los espacios habitables y cuantificar las pérdidas por ventilación.
  • Fachadas, cubiertas y cerramientos: estos aspectos permiten valorar las pérdidas térmicas del edificio o vivienda. Se tiene en cuenta la superficie total de las fachadas y la orientación de las mismas, así como los elementos externos al edificio que pueden arrojar sombra. Además de la superficie de fachadas, cubiertas y cerramientos, se consideran los materiales utilizados en las mismas, tipos de acristalamiento, sistemas de aislamiento y, en definitiva, todos los factores que puedan afectar a la estabilidad térmica.
  • Sistemas de climatización, generación de agua caliente sanitaria e iluminación: Se estudia el consumo de los equipos principales, el tipo de energía que utilizan, la fecha de su instalación o de la última renovación y el porcentaje de superficie al que sirven. En el caso del agua caliente sanitaria, se tiene igualmente en cuenta si para su generación se utiliza la energía solar.

 

Fuente: European Commission

Fuente: European Commission

Recomendaciones sobre eficiencia energética

Además del análisis y valoración de los datos recogidos, los estudios de eficiencia energética deben presentar una lista de recomendaciones para mejorar el consumo energético del edifico o vivienda analizado. Estas recomendaciones no son de cumplimiento obligado y muchas veces no son tenidas en cuenta debido a los gastos de inversión que conllevan. Por esta razón, muchos se cuestionan la verdadera eficacia ambiental de este tipo de normativas y estudios.

Contadnos cuál es vuestra opinión sobre los estudios de eficiencia energética y las certificaciones ambientales y, si os interesa este artículo, compartidlo en las redes sociales, gracias y hasta el próximo post!