Fuentes: MyDomaine

Lagom, la tendencia decorativa que mejorará tu vida

Después del Hygge danés, que daba importancia a la sensación de seguridad y confort y buscaba crear interiores más acogedores, la última tendencia en decoración y estilo de vida que viene de Escandinavia se llama Lagom. Lagom es un concepto sueco que significa “la cantidad justa” y es más que un estilo, es una filosofía de vida que busca el equilibrio: equilibrio entre lo laboral y lo personal, equilibrio entre lo que se gana y lo que se gasta, lo que se adquiere y lo que se tira, equilibrio con el medio ambiente y sostenibilidad.

El Lagom, que puede aplicarse en todas las facetas de la vida, desde la moda hasta la decoración, propone que hagamos nuestras vidas más sencillas desde este equilibrio. En decoración, Lagom también quiere hacerte la vida más fácil, ayudándote a encontrar el equilibrio entre lo formal y lo funcional y creando espacios en los que vivir resulte cómodo y práctico. Aunque el Lagom sigue proponiendo deshacerte de los superfluo, se aleja un poco del minimalismo nórdico y de esos interiores estilizados pero un poco clínicos, creando espacios funcionales de un minimalismo más sutil y acogedor.

Claves del estilo Lagom en decoración

Paletas de color más cálidas

Aunque la paleta de color de este estilo sigue siendo principalmente neutra, incorpora una mayor variedad de tonos y añade matices más cálidos, desde los grises hasta los basados en los rojos. Una paleta que no está basada exclusivamente en el blanco y el negro, sino que incorpora detalles en tonos más animados y cálidos, en esa búsqueda del equilibrio y del diseño más cálido y agradable para vivir.

Enfoque práctico

El Lagom se aleja del puro diseño o la estética en favor de lo práctico, aunque sin dejar de lado el primero; soluciones de almacenaje innovadoras que permiten tener las cosas a mano cuando las necesites, pero que también cumplen una función decorativa; espacios fluidos que hacen más cómodos los desplazamientos y crean líneas visuales ininterrumpidas.

Eclecticismo, lo nuevo y lo viejo en armonía

Puesto que el Lagon busca el equilibrio, este puede encontrarse también en los elementos decorativos. Las piezas antiguas rompen la monotonía de los muebles modernos y añaden un toque de personalidad y originalidad al ambiente. Lo mismo sucede con muebles y objetos de fabricación artesanal, que aportan un detalle rústico que da contraste a los interiores demasiado impersonales y estilizados.

Eliminar lo superfluo, sin pasarse

Los interiores Lagom dejan que los espacios respiren, eliminando el abarrotamiento de muebles y objetos decorativos, y utilizando estos en su justa medida. Se buscan diseños que den calma y tranquilidad, pero también personalidad y alegría de vivir. Las piezas tienen función práctica, además de formal, o un significado. Uno de los conceptos muy importantes del estilo Lagom es la búsqueda de piezas que aporten satisfacción y alegría en el día a día, un poco en la línea del concepto de “Joy” que propone Marie Kondo. El Lagom recomienda elegir los objetos decorativos pensando a largo plazo y buscar piezas que realmente nos gusten, aunque supongan una mayor inversión, en lugar de baratijas de las que nos cansaremos en uno o dos años.

Sostenibilidad y armonía con la naturaleza

Lagom propone un estilo de vida más sostenible y un consumo más equilibrado. Además de buscar soluciones que hagan más fácil el reciclaje, se busca otras maneras que contribuyan a la sostenibilidad como la reutilización y restauración de piezas antiguas o de segunda mano, utilización de lámparas de bajo consumo y adaptación de piezas existentes para otros propósitos. Los materiales naturales de origen sostenible son muy importantes en este estilo, así como las plantas, que se eligen también por su función práctica (plantas aromáticas o comestibles) además de decorativa.

Más allá de estas ideas clave, el Lagom es sobre todo un movimiento que busca lo práctico, la moderación y la utilización juiciosa de los recursos. Por este motivo, es más fácil incorporar pequeños cambios en su justa medida, buscando objetivos razonables a medio y corto plazo y pensando siempre en conseguir un mayor equilibrio en tu estilo de vida.

¿Te parece sencillo empezar? Si has introducido el estilo Lagom en tu día a día, te invitamos a que compartas tu experiencia con nosotros en las redes sociales y nos dejes tu opinión.